Blog

Una nueva mirada a la política de infancia

octubre 2021

Fundación de la Esperanza

derechos, espacio seguro, política infancia, protección infancia, Servicios Educativos

La Fundación de la Esperanza ha dado un paso más hacia la protección de los niños y la garantía de sus derechos con la aprobación de la nueva política de protección a la infancia. Marina es educadora social de la Fundación y lleva el grupo de adolescentes. Además, ella es el Punto focal de protección a la infancia, la persona responsable de velar por que la nueva política se implemente correctamente. Hemos hablado con Marina para conocer de cerca qué cambio de mirada supone:

¿Por qué es importante para la Fundación de la Esperanza la protección de los niños?

MS.- La atención a niños y adolescentes en riesgo es uno de los pilares de la Fundación de la Esperanza. Actualmente atendemos a más de un centenar de niños y adolescentes entre los diferentes servicios, y queremos que la Fundación sea un espacio amable, seguro y protector para los niños, libre de cualquier tipo de violencia, abierto al diálogo y a su participación. Con la aprobación de la Política queremos implantar una cultura organizacional de protección y de buen trato. No se trata únicamente de prevenir, detectar y actuar ante el abuso y la violencia entre los niños y adolescentes atendidos, sino también, que cuando vengan aquí encuentren afecto, protección, apoyo, comprensión y puedan expresar sus necesidades y desarrollar su potencial.

“Hemos establecido protocolos que nos ayudaran a detectar y prevenir casos”

La aprobación de esta nueva política supone un cambio de mirada en cuanto a la protección a los niños. ¿Me podrías explicar de qué se trata?

MS.- En primer lugar, se trata de reconocer que los niños son el centro de nuestra atención y son sujetos de derechos que tenemos el deber de proteger. También hemos de ser conscientes que todo el equipo humano de la Esperanza -profesionales, voluntariado, estudiantes en prácticas…-, somos responsables del bienestar de los niños y por eso se hace necesario formar y que se intervenga de una manera diferente. Hemos establecido unos protocolos que nos ayudarán a detectar y prevenir casos, y también a saber cómo actuar en situaciones de sospecha o conocimiento de posibles vulneraciones de derechos. La política nos ha ayudado a formalizar los procesos así como la manera de trabajar que ya teníamos y a ponerlo en orden.

Es evidente que los niños y sus necesidades se han puesto en el centro. ¿Cómo se han incluido los niños y adolescentes en la redacción del texto?

MS.- La primera medida para proteger a la infancia es establecer mecanismos de participación de los niños y desde un inicio pensamos, qué mejor que consultar a los mismos niños y adolescentes. Adaptando el contenido a cada grupo, hicimos unas sesiones donde se explicaba la creación de la política, y se les preguntó cómo les gustaba que los trataran y como no querían ser tratados. Lo que reclamaba la mayoría era la necesidad de ser escuchados, que jugaran con ellos y los valoraran, que no los trataran como niños pequeños y que los respetasen.

 ¿Qué formación han recibido las personas involucradas en la Esperanza y las familias para adecuarse a la nueva política?

MS.- Antes de empezar el verano, una época de casales y con muchos niños en la Fundación, hicimos la presentación de la política al equipo y se trabajó con el Código de conducta que deben cumplir todas las personas que ejercen su actividad profesional o de voluntariado en la Fundación de la Esperanza. Este código define claramente lo que se puede hacer y lo que no se puede hacer en relación con los niños y adolescentes. En otoño seguimos con formación específica de la mano de la Fundación Vicki Bernadet sobre prevención, detección y actuación en caso de abuso sexual infantil. La política prevé que la formación sea continua, y progresivamente iremos incluyendo al voluntariado, a los mismos niños y adolescentes y a sus familias. El objetivo es tomar conciencia y aportar nuestro granito de arena con el resto de entidades con quienes trabajamos en red para que los niños y adolescentes puedan crecer con seguridad y confianza.

  • Comparte