Blog

La Esperanza estrena edificio para dar un mejor servicio a sus usuarios

junio 2019

Fundació de l'Esperança

La Fundación de la Esperanza acaba de estrenar edificio en la Plaza de Sant Just número 5, muy cerca de la Casa de Recés y del espacio de la calle de la Palma de Sant Just 4, que seguirá dando servicio a los usuarios en el corazón del barrio Gótico de Barcelona. Desde el mes de febrero de este año el nuevo edificio aglutina la actividad diaria de la Fundación, donde son atendidas las personas vulnerables que forman parte de los distintos servicios de la Esperanza: la residencia de mujeres de 18 a 35 años, el espacio materno-infantil, los espacios para la infancia y la adolescencia, y a las familias y personas en paro de larga duración, entre otras.

En el año 2013 es cuando se constituye la Fundación de la Esperanza y se sitúa en los bajos donde también está la Casa de Recés, un edificio histórico de la ciudad. Casi seis años después, el proyecto de la Fundación de ofrecer atención directa y acompañamiento a personas en situación de pobreza y exclusión, se ha hecho grande. Hoy, la Esperanza atiende a más de 2.800 personas al año y acoge cada vez más servicios para dar respuesta a las nuevas necesidades sociales. Además, es un referente para encuentros de trabajadores, de voluntarios y de otras entidades del barrio, que pueden utilizar las nuevas instalaciones. “En seis años la Fundación de la Esperanza ha ido creciendo y ahora, con la voluntad de poder ofrecer las mejores condiciones tanto para los usuarios como para los trabajadores, el cambio de edificio era necesario” asegura Llum Delàs, directora.

A la izquierda, el nuevo edificio iluminado; a la derecha, la Sala Cubierta (imagen superior) que se utiliza para las reuniones con la red de colaboradores y para las formaciones, y la Sala de Actos (imagen inferior), con capacidad para más de 100 personas.

 

Una obra respetuosa con la historia de la ciudad

El nuevo emplazamiento es el edificio que hace esquina entre la plaza y la calle, justo al lado de la iglesia y de la fuente de Sant Just. Desde fuera se ha mantenido la fachada de piedra con los balcones tan característicos del distrito de Ciutat Vella. Por dentro, las seis plantas donde ahora se encuentra la Fundación han quedado totalmente reformadas pero manteniendo elementos del edificio original que conservan el espíritu acogedor, cotidiano y arraigado al barrio que transmite la Fundación.

Al entrar, los usuarios, los trabajadores, voluntarios y todo el mundo que se acerque a la Esperanza se encontrarán con la recepción y la zona de acogida. Al final del pasillo se puede ver un hallazgo histórico, una parte del ábside romano de la antigua catedral de Barcelona, ubicada bajo la Basílica de Sant Just i Pastor actual, que se descubrió durante las obras.

La primera planta va destinada a los servicios de Infancia, la segunda a los de Adolescencia, y la tercera a los servicios de Inserción Laboral. La cuarta planta es donde su ubican las oficinas de Administración. En todas ellas se han mantenido trozos de suelos con baldosas hidráulicas originales, las vigas de madera de los techos, las paredes de piedra o de ladrillo conservado, y la escalera original. Hasta se puede ver una de las campanas que se han conservado de la capilla y una ventanilla con vistas a la Mare de Déu de l’Esperança. Estos elementos se combinan con nuevos materiales como la madera o el vidrio que realzan los espacios y los hacen luminosos, sobrios y funcionales.

El equipamiento cuenta también con diversas salas polivalentes, salas de reuniones y salas de atención personalizada, equipadas con la tecnología para poder realizar talleres, actividades y todo el trabajo que comporta el día a día de la Fundación. Entre todos los equipamientos, destaca la nueva sala de actos, ubicada en la tercera planta y habilitada para acoger a más de un centenar de personas para llevar a cabo reuniones y conferencias, también con la posibilidad de realizar traducciones simultáneas. En la quinta planta, bajo las vigas de madera del edificio, es donde se ha ubicado la Sala Cubierta, destinada a las reuniones y a las formaciones: “Un espacio ideal para crear red con las entidades el barrio”, asegura Delàs. Todos estos equipamientos y posibilidades que ofrece el nuevo edificio se ponen al servicio de las personas y de los trabajadores. Un edificio nuevo con los mismos profesionales, la misma atención personalizada y el mismo compromiso de siempre de la Fundación de la Esperanza.

Diferentes espacios de la Fundación de la Esperanza destinados a la inserción laboral y a la formación de niños, jóvenes y familias.
  • Comparte

X

Cookies

Aquest lloc web utilitza cookies pròpies i de tercers per millorar la teva accessibilitat, personalitzar la teva navegació, recopilar informació estadística sobre els teus hàbits de navegació i mostrar publicitat i anuncis relacionats amb les teves preferències. Si continues navegant, considerem que acceptes el seu ús. Pots canviar la configuració o obtenir-ne més informació a Política de cookies