Blog

La Esperanza no se para durante el confinamiento

abril 2020

Fundación de la Esperanza

atención a las familias, CaixaProInfància

Estos días de confinamiento suponen todo un reto para los usuarios y las familias de la Fundación de la Esperanza, que como todas las familias, también viven las incertidumbres, dudas y preocupaciones que puede generar la situación de permanecer cerrado en casa. Desde la Fundación de la Esperanza sabemos que las necesidades de las personas en situación de exclusión social no se paran, más bien se pueden agravar, y por eso se continúa trabajando con los recursos adaptados para hacerlo posible con el teletrabajo, ayudando a acompañar a todas las personas, dando apoyo emocional y resolviendo todas las dudas que puedan tener. El contacto con los usuarios a través del teléfono es diario y los técnicos están siempre a disposición de las personas que lo necesiten. En estos días se está haciendo un esfuerzo de imaginación, creatividad y trabajo en red para resolver los problemas que van surgiendo en el día a día.

Atención a las familias 

Con la situación de estado de alarma y de confinamiento, muchas de las familias de la Esperanza se encuentran en peligro de perder los lugares de trabajo o de verse afectadas por expedientes de regulación temporal (ERTO), una situación que pone en peligro los ingresos más básicos de las familias. Desde la Fundación de la Esperanza, en el marco del proyecto CaixaProInfancia, se ha optado por una respuesta rápida y ágil. Desde hace una semana, las familias que ya estaban atendidas por el programa han recibido una ayuda para hacer la compra de alimentos en el supermercado. Esta es una de las soluciones a las que se ha optado, puesto que a causa del confinamiento muchos de los bancos de alimentos solidarios del barrio y de la ciudad del cual las familias dependen, han tenido que cerrar.

Estos son ejemplos del trabajo que se está haciendo desde todos los servicios de la Fundación para continuar acompañando a sus usuarios, ya que es en contextos como los que estamos viviendo, cuando la atención a las personas vulnerables es más necesaria que nunca.

  • Comparte