Blog

La Esperanza abre las puertas al voluntariado

diciembre 2019

Fundación de la Esperanza

voluntariado

La sala de actos del nuevo edificio de la Fundación de la Esperanza ha dado la bienvenida al voluntariado. Más de una cincuentena de personas, con y sin experiencia, han acudido al encuentro que se ha organizado con el objetivo de poder escuchar de primera mano las oportunidades en voluntariado que ofrece la Fundación de la Esperanza: apoyo lingüístico y educativo para adultos, mentoría social con familias monomarentales, acompañamiento en la búsqueda de trabajo, talleres grupales, formación o refuerzo educativo para niños y adolescentes… “Todo el mundo que quiera colaborar tiene la oportunidad de hacerlo”, asegura Ramon Gatell, responsable del voluntariado y patrón de la Fundación de la Esperanza, mientras toma nota de nombres y correos de los asistentes interesados en colaborar.

“Todos los interesados en colaborar realizarán una formación sobre la atención a colectivos vulnerables”

 

La mayoría son voluntarios de ”la Caixa”, pero también hay universitarios y personas de otros sectores. Quienes han tenido alguna experiencia previa recomiendan “ser conscientes del tiempo disponible y solo comprometerse a lo que realmente podemos hacer y nos ilusiona hacer”. Todos los voluntarios y voluntarias interesados en colaborar realizarán una formación sobre la atención a colectivos vulnerables, así como formaciones ad hoc a la actividad de cada servicio.

Desde sesiones de conversación y de apoyo a clases de catalán y de castellano para personas recién llegadas, hasta acompañar a los usuarios en la particular tarea de tramitar la nacionalidad o adquirir el carnet de conducir, son ejemplos de voluntariado del servicio de Atención, Acogida y Seguimiento. Pero si lo que les motiva es conocer más de cerca la realidad de los usuarios y se dispone de tiempo y empatía, existe la opción de la mentoría social. Se trata de un proyecto piloto para unas 12 familias monomarentales, por lo que se buscan voluntarias que permitan ampliar las oportunidades de estas mujeres que “a veces no se sienten suficientemente fuertes ni para pedirle a la vecina quedarse con la criatura mientras realizan una gestión”, apuntan como ejemplo Berta y Anna, dos de las trabajadoras sociales de la Fundación de la Esperanza.

Finalmente, para quienes tienen la vocación de educar, el voluntariado de la Fundación, en colaboración con las educadoras del servicio, también realiza tareas para reforzar la actividad escolar, ayudando a niños y adolescentes con los deberes o potenciando su talento, y acompañándoles en los momentos de ocio, durante las salidas o los casales.

  • Comparte

X

Cookies

Aquest lloc web utilitza cookies pròpies i de tercers per millorar la teva accessibilitat, personalitzar la teva navegació, recopilar informació estadística sobre els teus hàbits de navegació i mostrar publicitat i anuncis relacionats amb les teves preferències. Si continues navegant, considerem que acceptes el seu ús. Pots canviar la configuració o obtenir-ne més informació a Política de cookies