Blog

Donación de ordenadores para favorecer la igualdad de oportunidades

octubre 2021

Fundación de la Esperanza

éxito educativo, ordenador, Servicios Educativos

El pasado 6 de octubre la Fundación la Esperanza entregó 60 ordenadores a familias con niños que no disponían de aparatos personales. Se trata de portátiles cedidos por la Fundación ”la Caixa” que se han destinado a jóvenes estudiantes de ESO, bachillerato y ciclos formativos que los necesitan para afrontar sus estudios. Esta acción se suma a otras llevadas a cabo desde la Fundación la Esperanza con el objetivo de reducir la brecha digital y favorecer así el éxito educativo de los jóvenes.

Hasta hace unos días, Ali, un joven estudiante de 2º de ESO no disponía de ordenador para estudiar desde casa. “En el Instituto me dejaban un PC, pero no me lo podía llevar, así que venía a la Fundación y utilizaba uno de los que tienen aquí”, nos explica. Cómo él, 60 familias más que son usuarias de los servicios de la Fundación de la Esperanza, se encontraban en una situación de vulnerabilidad por la falta de ordenador en la vivienda. “Estas situaciones pueden provocar abandono o absentismo escolar, y son un claro factor de desigualdad educativa que hemos querido reducir”, nos explica Eva Gómez, coordinadora de Servicios Educativos.

A raíz de la pandemia la desigualdad en el acceso a ordenadores se ha agravado, con el impacto que esto supone para los más jóvenes. “Con este acción, hemos querido sumar esfuerzos para reducir la brecha digital de nuestras familias y favorecer la igualdad de oportunidades de los jóvenes”, apunta Eva. Para hacerlo, han trabajado coordinadamente entre Servicios Educativos, Atención Social e Incorpora Joven para seleccionar las familias a quién entregar los ordenadores disponibles. “Hemos priorizado familias usuarias de los servicios de la Fundación que sabemos que no tenían dispositivo personal y que tienen al menos un estudiante de ESO, bachillerato o ciclo formativo en casa”.
En un momento como el actual, en que incluso el trámite más sencillo pasa por una gestión digital, se hace difícil imaginar cómo se pueden afrontar estos estudios que requieren un uso intensivo de ordenador.

Carmen es la madre de la Aicha, una joven estudiante de bachillerato que a final de curso afrontará un momento tan relevante como es la selectividad. “El curso pasado mi hermana nos prestó un ordenador, pero se nos estropeó este verano. Nos va muy bien que nos den este portátil”, nos explica mientras rellena el justificante que acredita que ha recibido su dispositivo.
La cesión de los 60 ordenadores se alinea con el objetivo del centro abierto de la Fundación la Esperanza, que trabaja haciendo un acompañamiento socioeducativo integral de los niños y jóvenes para impulsar el éxito educativo de estos menores.

  • Comparte