Blog

Diario del confinamiento

mayo 2020

Fundación de la Esperanza

atención a las familias, atención social, confinamiento

Cincuenta-decimosegundo día de confinamiento y en la Plaza de Sant Just, igual que al resto de la ciudad, no hay ni una alma. A pesar de que pueda parecer evidente que la vida en las calles se haya parado, no quiere decir que el trabajo en la Fundación de la Esperanza haya cesado, al contrario. Esta mañana al whatsapp de un profesional de la Fundación llega un mensaje enviado por una usuaria que dice así:

“Tengo la necesidad de compartir esto con vosotros: Vienen tiempso de incertidumbres, pero que van de la mano del aprendizaje; y el aprendizaje con el optimismo. Solo con la incertidumbre nos hundimos, pero con las tres cosas unidas ganaremos! Un fuerte abrazo”

Mensajes como este no han parado de llegar a los profesionales de la Esperanza desde el inicio del confinamiento, muchos de ellos acompañados de fotografías, dibujos, videos y llenos de deseos: “Cuando se pueda, estás invitada a probar la comida típica de nuestro país en casa E.C” o “Gracias por la ayuda, sé que tenéis mucho trabajo y aun así estáis pendientes de nosotros S.M”.

“Al principio empezó de manera espontánea, son momentos difíciles y complicados para todos, y entre los profesionales compartíamos las fotos, los mensajes y dibujos que nos iban llegando”, explica Montse, trabajadora social de Atención Social. “Entre compañeros nos íbamos llamando, dando ánimos los unos a los otros para decirnos que todo irá bien y que es muy importante seguir, hasta que en una reunión con videollamada decidimos poner en común todas las experiencias propias y de los usuarios en un Diario de Confinamiento”, explica.

Entre los muchos retos que ha llevado la situación de cuarentena, el más importante, y que se ve reflejado en el Diario, es el de hacer el acompañamiento a los usuarios, aunque sea solo con las palabras. No se puede dar un abrazo o un golpe reconfortante al hombro, pero las relaciones humanas han continuado a través de los mensajes, las llamadas y de las video conferencias “porque también es importante vernos las caras”, dice Montse.

Fuerza, energía y creatividad

Como el conjunto de nuestra sociedad, las personas en situaciones de exclusión social tienen miedo de caer enfermos, y se preguntan hasta cuando durará el confinamiento, o que pasará con los puestos de trabajo cuando podamos salir a la calle. “ Para tratar estos miedos, estamos sorprendidos del gran valor que cogen los pequeños detalles como hablar cada día con los usuarios, que saben que pueden llamarnos en cualquier momento”. En este sentido, el Diario de Confinamiento ha ayudado a compartir los recursos y los buenos momentos para continuar juntos y con la mejor energía para afrontar las situaciones y los tiempos que se han vivido y que vendrán. De este modo, dice Montse, “podremos recordar como superamos una situación tant desconocida, llena de miedos e incertidumbre, con fuerza, energía y creatividad”.

  • Comparte

Posts relacionados