Blog

Adaptamos nuestro trabajo al cuidado del medio ambiente

agosto 2021

Fundación de la Esperanza

medi ambient, Medio ambiente

El cambio climático y la necesidad de ponerle freno está en boca de todo el mundo. De hecho, los datos nos han dejado muy claro que es un tema relevante en el que, ahora más que nunca, nos tenemos que poner manos a la obra si queremos reducir los impactos que ya estamos sufriendo (aumento de la temperatura media del planeta, incremento de la cantidad de CO₂ en la atmósfera, etc.).

“Conscientes de que toda actividad genera un impacto, en 2020 la Fundación de la Esperanza nos comprometimos a aplicar una política medioambiental que englobara nuestra forma de trabajar”, nos explican desde su Comité de Medio Ambiente. Para hacerlo realidad, se fijaron cuatro objetivos. El primero y más ambicioso fue obtener la Certificación ISO 14001:2015. “Lograr este certificado es una tarea compleja. No solo implica tener que hacer un minucioso estudio de toda la actividad para detectar los aspectos en los cuales se puede incidir (residuos, emisiones CO₂) sino que también exige establecer toda una serie de registros en base a unos procedimientos establecidos con los cuales hacer un seguimiento constante de los avances”. Actualmente el proceso de certificación ha pasado la Fase I y se prevé que el último trimestre del año se cierre la segunda y última fase.

Reduciendo los consumos y separando los residuos

Los otros tres objetivos tienen que ver con la reducción de consumos y la generación de deshechos en el día a día de la Esperanza. En cuanto a la reducción del consumo de luz, se analizaron los puntos de iluminación en la Casa de Recés y se ha hecho un cambio de luminarias Led. En el caso de la separación de residuos, “hemos contratado a una empresa que hará la recogida selectiva de la basura y, para que sea posible, hemos eliminado las papeleras e instalado puntos de separación de los residuos en cada planta de nuestros edificios”, nos explican desde el Comité de Medio Ambiente. Finalmente, se ha hecho una actuación que tendrá un gran impacto en la generación de CO₂ y en la producción de plásticos, puesto que “eliminamos el uso de agua embotellada e instalaremos un sistema de ósmosis en la Casa de Recés y en los espacios de Servicios Educativos”.

«Hemos implicado tanto a las personas trabajadoras, como a las usuarias y a las empresas proveedoras»

Todas estas acciones, sin embargo, no tendrían un alcance profundo y real sin la participación de todas las personas que interactúan con las instalaciones de la Esperanza. “Por eso hemos implicado tanto a las personas trabajadoras, como a las usuarias y a las empresas proveedoras”. No solo se han impartido formaciones específicas entre los y las trabajadoras, también se han hecho jornadas y talleres de sensibilización con los adolescentes de Servicios Educativos, así como con las residentes de la Casa de Recés.

Todo esto sin olvidar al propio Comité de Medio Ambiente, “creado con el compromiso de hacer que la política de Medio Ambiente sea un elemento vivo y en constante evolución dentro de la Fundación de la Esperanza”.

  • Comparte